C.I.S.C.O.

Desde el año 1964, la Madrid Deep Space Communications Complex ha estado comunicándose con las expediciones estelares de la NASA desde el madrileño municipio de Robledo de Chavela. Esta estación tiene como objetivo administrar y transmitir toda la información recogida en el espacio exterior.

¿Es ésta institución la que domina el intercambio y monopolio de la información del universo en un mundo post carrera espacial? El único futuro posible del capitalismo tardío es la conquista del universo y la explotación de sus recursos potenciales. Esta forma de colonialismo es la única salida posible ante el colapso de un sistema financiero que basa su supervivencia en la explotación y acumulación de recursos. Ante esta tesitura, cabe considerar que la conquista del espacio ha comenzado ya gracias a instituciones como la NASA. En este caso concreto, la Madrid Deep Space Communications Complex actúa como mediadora y administradora del conocimiento recibido y enviado de todas las naves que exploran el universo.

¿Cabría preguntarse si el comercio de información con otras galaxias debiera ser compuesto por subjetividades diversas, asegurando la diversidad identitaria del ser humano y no restringiéndolo exclusivamente unos pocos? Mi propuesta se plantea como una posibilidad de construir un relato distinto y original que mandar al espacio que incluya la diversidad, el humor y los afectos como bases fundamentales. Un relato colectivo que parta de un lugar alejado de una verdad universalizante que no haga sino anular las especificidades de lo que es diferente.

El taller concluye con una cena intergaláctica donde poder mostrar a lxs potenciales extaterrestres otras formas de ser y de mirar. Cristalizar, de alguna manera, la diversidad que no entra dentro de una representación única del ser humano.


Horario y localización


10 - 12 octubre 2018 ​de 16.00 - 19.00 en Sala Amadís, Injuve
13 octubre 2018 de​ 16.00 - 22.00 cerca del Madrid Deep Space Communications Complex de la NASA


Pablo Durango


Pablo Durango es una masa amorfa mutante del espacio. Llegó hace años a la tierra en un dinosaurio fosforito hinchable para realizar proyectos artísticos con instituciones como Matadero, CA2M, Injuve, Bellas Artes UCM, Espositivo o Storm&Drunk. Su identidad varía según las circunstancias y su piel tornasolada se sincroniza con los delirios cósmicos de discursos anómicos. En la actualidad medita colectivamente sobre las perversiones del lenguaje y la posibilidad de crear pórticos transdimensionales en rituales interplanetarios.


Participantes


Asdra Dunay, Lucía De La Fuente, Gabriel García, Elena Marín, Héctor Montoya, Jose Otero, Emilia Romeu, Daniel Urrea.